¿Comer de todo y adelgazar? Conoce la Cronoalimentación: belleza y salud en armonía con el biorritmo

Las últimas tendencias en nutrición buscan no sólo el control del peso extra, sino instalar hábitos de vida saludables, que previenen enfermedades y contribuyen al bienestar general y a la longevidad. La cronoalimentación es una de estas vertientes, que plantea ajustar la alimentación al biorritmo para tener un peso óptimo y para sentirse bien.

El biorritmo es el que sigue la actividad metabólica en el organismo, y la cronoalimentación propone ajustar las ingestas a los picos y mesetas de energía para obtener la máxima energía que proveen los alimentos, al tiempo que se minimiza la energía almacenada como adiposidad en el cuerpo.

De esta manera, el fundamento de la cronoalimentación es dejar los alimentos más energéticos para la primera mitad del día o cuando se realicen actividades de gasto energético como el ejercicio, en tanto se tenga un biorritmo normal.

El ritmo biológico es el que incide en el uso de los nutrientes, lo más habitual es que desde las 5 de la mañana a las 17 horas se incrementa la necesidad de energía y el gasto calórico, al tiempo que entre las 17 y las 5, la energía consumida se almacena.

Son dos aminoácidos los que desempeñan un papel relevante en este comportamiento metabólico, tirosina para las horas de actividad y triptófano para las de reserva. Por ello, en la cronoalimentación se ingieren las comidas más calóricas durante las horas activas, para realizar ingestas más ligeras en las horas de reserva.

Esto permite a la cronodieta ser más amplia en cuanto a los alimentos que se pueden tomar durante la primera mitad del día, con lo cual no hay ningún alimento que se prohíbe, aunque por supuesto que se debe tener control de las cantidades. Por ejemplo, se pueden comer dulces por la mañana, ya que a lo largo del día el organismo irá consumiendo esos hidratos de carbono como energía.

La cronoalimentación mantiene estable el índice glicémico (glucemia en sangre), con lo cual se evitan los picos de hambre y se disminuye la producción de insulina, cortisol y glucosa, para lograr la sensación de saciedad – además de prevenir en el largo plazo, la diabetes. Al mismo tiempo, se genera producción de adrenalina en las horas de descanso, para sentir energía durante el día.

Es importante en este tipo de alimentación, respetar los horarios de las comidas y no saltearse ninguna. En general, se agrupan los carbohidratos por la mañana, las proteínas a mitad del día y se dejan los alimentos más ligeros como verduras para el final del día.

En este programa, dormir correctamente es tan importante como comer bien. Se debe respetar el horario de ir a la cama y de despertarse. Se recomienda para tener un descanso reparador, incorporar en la dieta alimentos que incrementan los niveles de triptófano como leche, chocolate, cereales integrales y huevos. Este aminoácido induce el sueño y la relajación.

El alcohol desestabiliza al organismo, en la cronodieta debe evitarse siempre que se pueda, pero más aún en las horas de descanso.

La cronodieta es una herramienta ideal para las personas que no se quieren ajustar a dietas restrictivas, sino que quieren alcanzar el peso ideal y la belleza con salud y en un programa a largo plazo, incorporando hábitos saludables más que siguiendo un programa estricto.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*