La ingesta de arcilla: nutricional, desintoxicante y digestivo [Parte II]

La práctica conocida como la geofagia ha sido durante mucho tiempo un enigma para los médicos occidentales. Hasta hace poco, comer arcilla y otros materiales relacionados con la tierra era visto como un comportamiento anormal. Sin embargo, el consumo de arcilla es cada vez más popular y su aplicación se extiende, con justa razón.

Una persona famosa que es conocida por su apoyo a la práctica de la ingesta de arcilla es la actriz y estrella de Hollywood Shailene Woodley, quien se ha pronunciado en repetidas ocasiones para informar sobre los numerosos beneficios de la misma.

 

Arcilla como Digestivo

Se encontró una arcilla extraída en Carolina del Norte y Georgia en los EEUU que se encuentran a la venta en tiendas de todo el sur norteamericano, siendo comercializada como “tierra blanca”.

La razón es que la arcilla caolín puede encontrarse, por ejemplo, en el Kaopectate farmacéutico digestivo que se formula usando caolinita como su ingrediente principal, para ayudar en la supresión de la diarrea y la reducción de efectos tóxicos en el sistema digestivo. Aunque es bueno aclarar que, al igual que muchos productos farmacéuticos, puede contribuir al estreñimiento y complicaciones cuando se toma en exceso y producir un beneficio terapéutico cuando se toma en momentos de necesidad.

Teniendo en cuenta los efectos potencialmente devastadores de la diarrea cuando se combina con deshidratación y desnutrición en niños, la capacidad de la arcilla para actuar como un anti-diarreico es notable. En zonas de África donde las mujeres embarazadas comen arcilla, un gran porcentaje de los niños también pasan a ser consumidores regulares de arcilla, a veces hasta el 70%. Para estos niños, el uso interno de la arcilla puede tanto prevenir la diarrea y habilitar la capacidad del cuerpo para digerir nutrientes valiosos proveniente tanto de los alimentos como de la misma arcilla que se consume.

 

La bella actriz Shailene Woodley
La bella actriz Shailene Woodley

 

Desintoxicación

Los científicos creen que la evidencia más concluyente apunta a la desintoxicación como un beneficio primario de la ingesta de arcilla. Su uso parece ser uno prestado desde y compartido por numerosas especies animales, lo que demuestra que su práctica no es sólo una anomalía o un comportamiento aberrante, sino una verdadera práctica adaptativa que contribuye a la supervivencia y a la evolución.

Los investigadores descubrieron que la ingesta de arcilla en especies de aves, loros, ratas y primates, permite una dieta variada sin sufrir los efectos tóxicos de las sustancias consumidas. La estructura química de arcillas determina su idoneidad como un desintoxicante. Su forma cristalina incluye redes hexagonales de tetraedros de silicio-oxígeno, dándoles una gran área de superficie con la que para unir con toxinas potenciales.

Se sabe que estas prácticas han sido utilizadas por culturas nativas en territorios que hoy son parte de Bolivia, Perú y Arizona –EEUU- para eliminar el sabor amargo de las papas silvestres y así evitar dolores de estómago y vómitos.

 

¿Por qué se está aceptando como “tratamiento” válido?

La tradición científico-médica comienza con los orígenes de la medicina en los griegos, junto a tradiciones culturales que avanzar en torno a paradigmas que han pasado por alto esta práctica.

Pero esto está cambiando, gracias a los estudios de, por ejemplo, Timoteo Johns de la Escuela de Dietética y Nutrición Humana de la Universidad de McGill. Él ha publicado varios artículos que analizan la evolución de la medicina antes de tiempo. Él define la medicina como la conducta que se aprende de la ingesta de sustancias para aliviar la angustia o mantener la salud. Él y otros investigadores han colocado los primeros ejemplos de estas conductas claramente entre los primates superiores, como los monos y los chimpancés, que consumen minerales y forraje de plantas para realizar funciones terapéuticas no nutritivas. Estas conductas se aprenden y transmiten con la descendencia –y, en última instancia, en el hombre primitivo-.

Uno de los ejemplos analizados y observados con éxito es el de Sabrina Krief y los investigadores del Museo Nacional de Historia Natural de París, que encontraron chimpancés ingiriendo deliberadamente arcilla, así como las hojas de un árbol local. Cuando se analizó bajo digestión simulada por laboratorio, se encontró que la acción de la arcilla desarrollaba propiedades contra la malaria. Estos y otros ejemplos están empezando a alterar el modo en que los científicos entienden y se aproximan a esta práctica de la ingesta de arcilla.

Comer arcilla, lejos de ser un trastorno de la alimentación, puede ser el ejemplo más antiguo de la historia sobre la utilización de los recursos del planeta para resolver problemas médicos. Con evidencia que revela el uso común de la arcilla en la reducción de toxicidad de alimentos y promoviendo la salud digestiva, esta antigua práctica puede continuar teniendo mucho que enseñarnos acerca de la medicina y la curación.


Acerca de Natán Gasparotti 16 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*