Bañarse frecuentemente perjudica tu salud

Desde chicos nos han inculcado que debemos ducharnos todos los días. Si bien el aseo personal y mantener una óptima higiene es indispensable, existen causas que dañan tu salud.  Aunque te parezca raro, este hábito no es muy beneficioso para el cuerpo si lo hacemos cotidianamente, acá te explicamos el por qué.

En primer lugar, tienes que saber que el aseo diario destruye las barreras protectoras como lo son el ácido, hidro-lipídico y córneo. ¿Entonces qué ocurre?, las bacterias, virus y hongos penetran fácilmente en la piel.

En segundo lugar, la temperatura del agua debe ser de fría a tibia, no de tibia a caliente. Ésta última te producirá ciertos problemas como resequedad y flacidez. En caso de que haga mucho frío, es preferible que dejes calentar el ambiente dejando la ducha encendida para que se junte vapor.

Tercero, debes bañarte de forma rápida y no quedarte dos horas bajo la lluvia. ¿Por qué?, aunque nos dé mucho placer disfrutar de un rico baño, si tardas demasiado la piel comenzará a arrugarse, lo podrás notar en los dedos del pie.

Si eres de los que están acostumbrados a ducharse dos veces al día, cuidado. Debes organizarte de dos maneras. Una es optar por un pequeño baño a la mañana, para que active tu circulación y te refresques luego de una noche en la que, por naturaleza, transpiras. Otra, es hacer un baño un poco más extenso luego de regresar del trabajo, ya que has entrado en contacto con smog, suciedad de la calle, bacterias y demás.

Ten cuidado con la toalla. No acostumbres a frotarte con ella. Colócala en tu piel y presiona suavemente para secar toda la superficie corporal. No olvides que si te colocas la ropa con el cuerpo húmedo, favorecerás la aparición de hongos en pliegues y pies especialmente.

Las esponjas y cepillos en su uso cotidiano estropearán tu epidermis, por lo que te recomendamos que los utilices solo una vez por semana o cada diez días. Luego déjalos secar a la luz del sol para evitar que se acumulen bacterias y posteriormente te las lleves a tu cuerpo.

Conserva tu higiene como siempre pero no te excedas demasiado.

¡Ahora ya lo sabes! Olvídate de los consejos de la abuela. Bañarse más veces no evita que nos enfermemos, si no, lo contrario, ayuda a que los microorganismos accedan con más facilidad en nuestra piel.


Acerca de Natalia Sasso 27 Articles
Soy Natalia Sasso, periodista, locutora nacional y especialista en Marketing online & Social Media. Me apasiona informar y llegar al público solamente con la verdad.
Contacto: Sitio web

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*