Caminatas. ¿Qué beneficios trae salir a caminar?

SALIR A CAMINAR.

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar…”

(Joan Manuel Serrat)

 Es momento de cambiar las pantuflas o la ropa del trabajo por unas cómodas zapatillas y salir a caminar, no importa el rumbo, no interesa cuanto tiempo vas a andar. Los beneficios de caminar ya fueron estudiados en múltiples oportunidades y yo particularmente, los corroboro casi todos los días de mi vida. Caminar, además de que ayuda a controlar el peso y aumenta la actividad metabólica, lo que permite que nuestro organismo queme más calorías, produce sensación de bienestar; podríamos decir que es una lucha ganada contra el aburrimiento, la ansiedad, el estrés, entre otros males propios de estos tiempos. Muchas veces comemos sin tener hambre, sino que lo hacemos porque estamos aburridos o ansiosos; ingerimos calorías vacías a nuestro cuerpo que lejos están de alimentarnos o nutrirnos correctamente.

Caminar libera el alma y la mente, nos traslada a momentos de placer, nos contagia de los aromas propios de la naturaleza y de los sonidos de las aves. Es por este motivo, que es recomendable salir a caminar en días soleados, con un buen clima para que la experiencia sea aún más enriquecedora. Inclusive, para el que disfruta de la música y no encuentra muchos momentos del día para dedicarle a esto que tanto le gusta, puede sumar ambas cosas. Salir a caminar con unos auriculares también despeja y el cerebro logra interrelacionar la música con la actividad física, quedando guardada esta relación en el inconsciente, relacionando el salir a caminar con un momento de placer.

Además, las caminatas pueden ser un momento de encuentro con amigos y encima el mismo resultaría saludable. Al no ser una actividad sumamente exigida, el corazón trabaja más relajado que cuando salimos a correr, por lo que podemos entablar charlas extensas y divertidas, a la vez que hacemos ejercicio físico. Es importante tener la capacidad de hacerse un tiempo para disfrutar de ésta u otras actividades que resultan placenteras, ya que si lo conseguimos, las responsabilidades como el trabajo o el estudio pueden resultar menos agobiantes simplemente por el hecho de ser conscientes que estamos haciendo algo bueno y saludable para nosotros mismos, que podría asemejarse a un mimo, una caricia hacia el propio cuerpo y la propia salud física y psíquica.

Los beneficios estéticos también son evidentes; caminar tonifica los músculos del cuerpo, mejora el aspecto de la piel y del pelo, y nos hace sonreír mucho más porque liberamos endorfinas como en el cualquier actividad física. Es el día y la hora de dejar a un lado las excusas y salir sin rumbo fijo, es lo que menos importa y más aún si tu ánimo el día de hoy no es el mejor, caminar hace bien.


Acerca de Lucía Robatta 1 Article
Nací el 25 de agosto de 1988, oriunda de la ciudad de Gálvez, provincia de Santa Fe. Me encuentro realizando la Tesina de Grado de Licenciatura en Comunicación Social y curso el tercer año de la carrera de Psicología, ambas en la UNR. Además, me desempeño como Asesora de Cuentas Empresas en Telecom Personal.
Contacto: Sitio web

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*