Consejos diarios para un cabello sano

Hay pequeñas acciones que realizadas todos los días, se convierten en hábitos, y en el caso del cuidado del cabello, pueden marcar una gran diferencia en cuanto a la belleza y salud de la fibra capilar. A tomar nota, entonces, de los consejos diarios para un cabello sano.

 

Consejos diarios para un cabello sano

Uno de los principios del cuidado capilar es el cepillado del cabello todas las noches, es necesario realizar entre 10 y 20 pasadas, dependiendo del grosor del pelo. Esto permite exfoliar el cuero cabelludo, eliminando restos de productos, estimulando la circulación y favoreciendo el crecimiento, al tiempo que se obtiene un inigualable brillo. El cepillado correcto elimina los cabellos en fase telógena (en proceso de caída) dando paso al cabello en fase anágena (el momento del nacimiento del cabello).

Este hábito debe realizarse por las noches, pero también es buena idea cepillarlo antes del lavado, evitando que se enrede mojado, y deshaciendo nudos que impiden que penetre el champú y los nutrientes del acondicionador. Desenredar el pelo húmedo es un error ya que precisamente cuando el cabello está húmedo se encuentra en su estado de mayor debilidad y con mayor tendencia a sufrir rotura.

Es importante realizar un enjuague final con agua fría, para estimular la circulación sanguínea y cerrar la cutícula, lo que deja el pelo más brillante, pero además es importante realizar el lavado con agua tibia, ya que la fría no disuelve la grasa y el agua caliente daña el pelo.

Frotar excesivamente el cuero cabelludo activa las glándulas sebáceas y hace que el pelo se vuelva grasoso, es por eso que el lavado debe ser suave, no es cierto que haya que friccionar demasiado el cuero cabelludo. Lo que limpia realmente el pelo es el propio champú, la forma correcta de lavar el cabello es aplicando el champú solo en la raíz y sin subir el resto de la melena a la parte superior de la cabeza.

Cuando el pelo está mojado, está en su estado de mayor fragilidad, se lo debe peinar con un peine de dientes anchos, desde las puntas y subiendo hacia las raíces, el cepillo se utiliza cuando el pelo está completamente seco.

Existe la creencia de que cada tanto hay que cambiar de champú, porque si no, el pelo se acostumbra. La realidad es que esto no ocurre. Es tan sólo la percepción de cómo el cabello responde a un producto conocido o a uno nuevo.

Los aceites son la última tecnología en materia de cuidado capilar, en especial para aquellas que no se desprenden del secador o de la plancha, o utilizan tratamientos químicos, el aceite restaura cada fibra capilar. Se puede aplicar dos veces por semana, mechón por mechón, dejando actuar desde 20 minutos a algunas horas, potenciando el efecto envolviendo el pelo en film o una toalla caliente.

Para determinar tu tipo de pelo – fundamental para elegir los productos adecuados para tu tipo – abre una raya en tu cuero cabelludo y observa su color. Si el color es rosado, está sano y necesitas productos para cabello normal, si el cuero cabelludo tiene un color opaco o grisáceo, se trata de un cabello seco. Y si es un color amarillento, son indicios de pelo graso.

Contar con un secador de cabello profesional, ayuda a cuidar tu pelo, la diferencia es la potencia, con lo cual se ayuda a reducir el tiempo de secado, y por tanto, reduce también el daño.

Finalmente, la alimentación tiene mucho que ver con el pelo, para lograr una melena brillante es necesario ingerir en la dieta proteínas de buena calidad, que intervienen de manera directa en la formación de queratina. Pero también son importantes el ácido linoléico, vitaminas del grupo B, magnesio y zinc, como así también frutas con alto contenido de antioxidantes.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*