Consejos para el lavado del cabello

Consejos para el lavado del cabello
Consejos para el lavado del cabello

Aunque es una cosa cotidiana, lavarse el pelo puede ser el gesto fundamental en la belleza capilar, ya que al cuidar algunos detalles, podemos lograr un gran cambio en el aspecto de nuestra melena, haciéndola más fuerte, brillante, sedosa. Aprendamos algunos consejos para el lavado del cabello.

Un correcto lavado del cabello es indispensable para minimizar los daños que sufre cotidianamente, desde el calor del secador o la plancha, hasta el sol, el agua del mar o la piscina y la contaminación ambiental.

En verano, sin embargo, es donde más tenemos que cuidar nuestro cabello, ya que el sol, el agua salada el mar o clorada de la piscina, son los agentes que más deterioran la fibra capilar.

 

Consejos para el lavado del cabello

Al lavar el pelo, se debe utilizar agua tibia: lo suficientemente caliente para eliminar la grasa, pero no tanto como para que dañe el cabello, aprovecha el verano para acostumbrarte a un enjuague final con agua fría, que cierra la cutícula del pelo y lo hace ver más brillante.

Invierte en un champú de buena calidad pero sin sulfatos, en especial en verano cuando solemos lavarnos el pelo todos los días, y hasta dos veces. Los químicos de algunos productos capilares suelen ser en sí mismos la causa del daño al pelo, mejor utilizar champús de buena calidad y sin sulfatos, para que limpien con suavidad.

Primero, debes lavar tu pelo con la yema de los dedos mediante movimientos circulares, masajeando el cuero cabelludo pero suavemente, para no activar la producción de grasa, la espuma que cae lava las zonas medias y bajas, que suelen ser más secas. Frota siempre en el sentido del pelo y no en contra. No manejes nunca con brusquedad tu pelo, para que la fibra capilar no se dañe.

No utilices los famosos champús “2 en 1”, pues no se consigue el correcto efecto de ninguna de las dos fases: el lavado y el acondicionamiento. Ambos productos realizan funciones opuestas en el cabello, con lo cual no pueden ir juntos. El resultado: un cabello apelmazado, producto del residuo de un lavado deficiente, y además opaco, por falta de un buen acondicionador. Realiza ambos pasos por separado, enjuagando bien el acondicionador al final.

Elige el champú adecuado para tu tipo de cabello y textura: graso, normal, seco, fino, grueso. Encontrar un champú adecuado, hará maravillas en el resultado final en tu pelo. Prueba hasta que lo halles.

El enjuague final es una de las fases más importantes y menos valoradas en el lavado del cabello. No dejar ningún residuo de producto hará que el pelo quede realmente limpio, liviano, suave, sedoso. Recuerda, de todas formas, tratar a tu pelo con suavidad para no dañarlo, enjuaga con paciencia, sin brusquedad.

Finalmente, nunca te vayas a dormir con el pelo mojado o húmedo. En especial en verano, lo lógico es no tener ganas de usar secador, pero asegúrate de que esté seco antes de acostarte. Si duermes con el cabello húmedo, podrían aparecer hongos que provocan la formación de caspa.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*