El corte de pelo que más te sienta es…

peinados modernos

No es la idea el prescindir del estilista, porque ellos son los que están preparados para sugerirte el corte de cabello que más te convenga; la idea es ir con una noción de lo que puedes hacer con tu pelo, o si hay más de una, tenerlas en cuenta para optar por la que te guste o cambiar de look.

En el mundo de la cosmetología y el estilismo los rostro se clasifican en grandes grupos, y según esa característica se dan los concejos y recomendaciones correspondientes.

Cuando la fisonomía de tu rostro es ovalada (un poco más larga que ancha), no hay corte o largo que no te siente. Si por ejemplo el tuyo es un cabello largo, más debajo de los hombros, puede llevarse lacio con la raya al medio, o agregarle unas ondas en los extremos para darle un aire más fresco. En caso de animarte a un buen estilo corto, un corto con la nuca descubierta y un flequillo exagerado fácil de peinar hacia algún lado, es ideal. En caso de querer acortar el rostro porque es de una forma ovalada más alargada, un flequillo tipo “cepillo” a la altura de los ojos, le quita longitud.

Una cara es cuadrada cuando la franja del mentón y la franja de la frente junto a las cejas, son igualmente anchas. Lo aconsejable para suavizar estos rasgos marcados es, cortar en capas la parte superior de la melena, de modo de dar impresión de volumen. Otro corte sugerido para estos cabellos es a la altura de los hombros o más corto, logrando suavizar los contornos de la cara, con su movimiento y algo de volumen, pudiendo escogerse con o sin flequillo. Una forma más convencional de estilismo en estos casos es el cabello bien largo y recto, peinado con la raya al medio, el efecto logrado es el de evitar la atención hacia los rasgos marcados de la mandíbula. El corte de pelo bob, en su versión para rostros cuadrados, es la indicada para las más osadas, con capas cortas, un poco despeinadas y a la altura del mentón.

Un rostro redondo se caracteriza porque sus mejillas tan anchas como la zona inferior y superior del rostro. Los cortes desmechados o en capas son ideales en estos casos, ya que le dan movimiento al cabello sin abultarlo demasiado. Se puede aquí también usar flequillo, y si buscas un look más original cortarlo despuntado y peinarlo hacia el costado. Un corte asimétrico, que combina cabellos de distintos largos, sienta fantástico en fisonomías redondas. Una línea al costado bien marcada junto con un flequillo barrido hacia un lado, son el combo perfecto para dar la impresión de un rostro más delgado y estilizado. Pero si buscas optar por un corte más drástico, el corte sobre los hombros o bastante corto, con algo de movimiento y suelto, como un bob clásico, va bien en los rostros redondos. Una melena larga, para una cara redonda, debe pasar los hombros y estar cortado en capas largas, si se lo peina con línea al medio, se crea un efecto que marca las mandíbulas quitando redondez a las facciones.

En general la cara delgada, sin demasiados ángulos determina un rostro alargado. En estos casos el flequillo es la salvación, junto a unas capas largas y desmechadas. Lo primordial es generar volumen y no un cabello que acompañe adherido al rostro, porque esto lo prolonga más. Como la premisa es redondear el rostro, lo indicado es desflecar el pelo a los costados. Y en este caso el largo recomendado es el medio, siempre buscando acortar las facciones.

Hay muchas opciones en estilismo para cada fisonomía, pueden elegirse entre diferentes largos, con ondas, o lacios, flequillos o rayas hacia un lado, el otro o en medio. Ahora con toda esta información solo queda que encuentres el corte de cabello que más te guste y beneficie.


Acerca de Analia Cabrera 46 Articles
Redactora en Red Estrategia. Santacruceña de cuna y alma, santafesina por adopción.
Contacto: Sitio web

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*