Mitos y verdades sobre el pelo

A la hora de la belleza capilar, como en todas las ramas de la belleza, suelen persistir algunas creencias que se sostienen como verdades, aunque muchas veces no lo son, mientras que otras son auténticas máximas de cuidado del cabello. Para despejar dudas y aprender a cuidar nuestra melena, conozcamos cuáles son los falsos mitos sobre el pelo.

Se dice que los peinados tirantes causan caída del cabello. Esto es cierto. La Academia Americana de Dermatología (AAD) advierte del peligro de llevar constantemente trenzas y recogidos demasiado ajustados, que producen una tensión que deriva en la rotura de la fibra.

Se suele decir que lavar el pelo todos los días, hace que se produzca más grasa. Esto es mito. La cantidad de grasa que produce cada persona está determinada hormonalmente y no por la cantidad de veces que nos lavemos el pelo.

No hay un número recomendado de veces que se puede lavar el pelo a la semana, depende de la preferencia personal y de la cantidad de sebo que produce cada cuero cabelludo. Si estás cómoda lavándote el pelo todos los días, es posible hacerlo. Pero es necesario contar con productos de buena calidad, ya que si un champú resulta irritante, sí que puede hacer que se genere más sebo.

Es un gran mito que si se arranca una cana, salen más. Las canas y su aparición, están configuradas genéticamente. El encanecimiento es progresivo, es decir que una vez que hayas visto que tienes una cana, con el correr del tiempo tendrás más sí o sí, te las arranques o no.

Sin embargo, podría ser cierto que el estrés acelera el proceso de aparición de las canas. El estado de estrés podría alterar muchas funciones del cuerpo humano, es así como puede desencadenar la alopecia o pérdida de cabello y acrecentar o acelerar la calvicie. No sería ilógico pensar que también podría influir sobre la función de los melanocitos que le dan el color al cabello.

Es un mito que utilizar el mismo champú durante mucho tiempo produce acostumbramiento y por tanto el pelo comienza a quedar más graso. El champú siempre surte el mismo efecto sea anticaspa, antigrasa o de uso frecuente. Pero en ciertas épocas del año se acrecienta la grasa o la caspa, y es necesario realizar lavados más frecuentes o utilizar otros productos.

No es cierto que las embarazadas no pueden teñirse el pelo. Salvo que tengan una alergia al producto – que sería independiente de la situación de embarazo – los productos utilizados no se absorben por el cuero cabelludo y por tanto no revisten riesgo alguno para el feto.

Se suele creer que los productos de styling como geles, lacas, spray fijador y otros, resecan el pelo por su contenido en alcohol. Lo cierto es que esto es falso. El alcohol es un compuesto orgánico volátil que se evapora muy rápidamente. Por lo tanto, no tiene tiempo para penetrar en el pelo y secarlo cuando se utiliza como solvente de estos productos.

Se cree que cepillar el pelo con frecuencia es bueno para darle brillo. Esto es falso: el cepillado estimula la circulación en el cuero cabelludo, y esto es bueno porque oxigena y nutre el cabello. Pero hacerlo demasiado seguido podría provocar que las puntas se abran.

Así, ya sabes qué hacer y qué no en cuanto al cuidado capilar, todos los trucos para lucir un pelo envidiable.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*