Qué tipos de máscaras utilizar según el efecto deseado

que mascara de pestaña usar

Comprar productos de maquillaje puede no ser tan fácil como parece, pues dentro de cada producto, existen infinitas variedades. Las compañías cosméticas se esmeran por atender las necesidades específicas de cada mujer, y es por esto que se hace tan complejo elegir. Lo ideal es consultar con una asesora experta que ayudará a encontrar la máscara de pestañas ideal para cada una, pero mejor es contar con una idea global de los tipos de máscaras de pestañas y sus efectos.

Voluminizadoras

Son las que otorgan volumen cuando las pestañas naturales son escasas. Suelen ser productos más densos, con mayor cantidad de cera, que engrosarán la pestaña natural, por este mismo motivo es que hay que ser cautas en su aplicación. Se puede dar una primera pasada y luego de que seque, dar una segunda capa pero sólo en las puntas de las pestañas. Suelen traer cepillos redondos, que parecen un pequeño erizo, para aplicar más producto evitando el efecto pegoteado.

El efecto volumen se logra con tipos de mascara más bien espesas y saturadas en pigmentos, las cuales dejan una capa considerable a tus pestañas. Puedes adicionar algunas pasadas de rímel para ir sumando volumen, en especial si las pestañas son cortas. Los cepillos recomendados son aquellos con muchas cerdas que atrapan mayor cantidad de producto. Si la pestaña natural es fina, se puede aplicar una base transparente engrosadora, antes del producto de maquillaje. Muchas máscaras voluminizadoras traen estas dos fases.

Máscaras rizadoras.

Las máscaras rizadoras son las que logran el efecto curvo o “pestañas postizas”. Ideales si las pestañas naturales son largas, pero sin tanto volumen. Suelen traer un cepillo curvo, que ayuda a dar esa forma deseada, también se puede aplicar la pinza rizadora antes de maquillar la pestaña.

Máscaras alargadoras.

Las máscaras alargadoras producen un efecto de pestañas más largas, ideal si las naturales son espesas pero cortas. Tienen una textura ligera, y es conveniente aplicar en cantidades mínimas, con un cepillo alargador. Lo importante es no abusar de la cantidad de producto, pues el efecto que se produce es el de aplastar las pestañas hacia abajo.

Existen además serums para fortalecer las pestañas, haciendo que sean más gruesas y voluminosas naturalmente, se trata de aceites específicos que se aplican antes de maquillar.

Otra opción, son las que traen cepillos eléctricos que hacen el famoso zigzag que sugieren los maquilladores al aplicar, para lograr más definición pelo por pelo, luciendo pestañas menos densas pero más alargadas.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*