¿Ya no puedes más con el dolor de juanetes? Te contamos como tratarlos

Este es un problema que sufren muchas mujeres y por desgracia los juanetes además de ser muy dolorosos e incómodos a la hora de calzarse, son anti estéticos. Generalmente los juanetes aparecen cuando el dedo gordo del pie apunta hacia el segundo, y es esto lo que ocasiona una protuberancia en el borde extremo de dicho dedo.

¿Cuáles son las causas? Entre las más habituales el uso de calzado inapropiado de acuerdo al pie, provocando fuertes dolores que sólo se pueden aliviar cambiando el calzado por uno mucho más simple y cómodo. También de acuerdo a la opinión de especialistas parece ser que los juanetes pueden ser en muchas ocasiones hereditarios. Es decir que hay muchas mujeres que nacen con huesos totalmente normales en los pies y que sin embargo son más propensas a sufrir de juanetes.

El uso excesivo de las plataformas también propicia la aparición de los juanetes como los zapatos con punta estrecha en donde el pie queda muy atrapado. El pie plano también influye mucho.

Y este tema hay que tratarlo porque los juanetes además de provocar dolor a medida que pasa el tiempo, empeora y el hueso se llena de líquido creciendo aun más en la base como se dijo más arriba del dedo gordo. Entre los síntomas podemos destacar la piel bastante callosa y algo enrojecida en la zona del dedo gordo, una inflamación del hueso allí mismo, dolor en la articulación y finalmente cuando ya notamos que el dedo gordo se apoya en dirección al dedo contiguo.

Si desean recurrir al médico, el mismo realizará algunas placas para ver bien el ángulo entre los dedos y descartar una artritis. Una vez que se diagnostica que sólo se trata de juanetes, hay que comenzar con los cuidados oportunos.

El primer paso será escoger zapatos cómodos, sin mucho taco y que no ajusten el borde del pie porque en caso contrario aumentará el volumen del juanete. Así al ser el zapato ancho, el pie puede acomodarse mucho mejor aliviando bastante el dolor. Existen calzados de tipo anatómico para emplear justamente en el caso de padecer de juanetes. De esta manera, podrán realizar sus actividades de manera mucho más cómoda y con menos dificultades y molestias.

Cuando hace calor, como ahora que ya es verano, lo ideal es usar sandalias que tengan separadores para que así el dedo gordo se mantenga apartado, y evitar que los juanetes progresen. Pueden también ser alpargatas o chatitas. Por las noches una excelente alternativa es colocarse correctores de juanetes que hacen un excelente efecto.

La visita al podólogo será necesaria para que les indique cómo se encuentra el juanete y les  dé algún tipo de recomendación en especial. Las plantillas de goma, o bien de fieltro protegen mucho a los juanetes porque separan los dedos. Las pueden comprar en cualquier casa ortopédica o farmacia.

Ahora bien, en el caso que el dolor sea insoportable debido al empeoramiento del juanete, habrá que ir al médico quien seguramente dirá de realizar una pequeña operación con el fin de volver a alinear el dedo y quitar la protuberancia. En caso de  la cirugía los pronósticos son muy buenos en tanto se mantengan los cuidados en el pie. Y si son diabéticas, no duden en ir inmediatamente al medico para evitar otro tipo de problemas mayores.

En tanto y en casa cuando están desocupadas, pueden remojar los pies en agua tibia con algunas sales que ayudarán a aliviar el dolor, como así también reducirán la inflamación en tanto suavizarán mucho la piel. Si les gusta correr se deben usar zapatos anchos y una plantilla-colchón.

Otra alternativa es comprar una almohadilla térmica para que de esta forma circulé mucho mejor la sangre aliviando el dolor y la inflamación. Colocar hielo en la zona del juanete es excelente, puesto que alivia mucho las molestias. Se lo debe dejar por espacio de casi media hora, luego se lo quita y se deja el pie sin calzado durante unos 20 minutos. Si son diabéticas no usen hielo y vayan al médico.

Masajear el pie por las mañanas y las noches, también ayuda mucho, y si están en casa tratar de estar descalzas es la mejor opción. Realmente no son para nada una broma, y si notan que no mejora y el dolor aumenta no duden en visitar al médico lo más rápido posible.

Acerca de Lilia Canosa 58 Articles
Nací en Buenos Aires, un 19 de enero de 1965. Escribo desde muy joven, habiendo estudiado filosofía, redacción y corrección literaria. También hablo francés e italiano y soy psicóloga social psicoanalítica. Ahora me encuentro escribiendo para revistas de chicos como psicóloga social y realizando trabajos como escritora y redactora de artículos, textos varios y tesis. Mi Twitter es @liliacanosa y allí me pueden encontrar.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*