Cómo elegir la base de maquillaje ideal

La base de maquillaje es un producto indispensable para lograr un buen resultado final. Ya se trate de un look informal o de fiesta, de día o de noche, es la base de maquillaje la que permite corregir las imperfecciones naturales del cutis, y otorgar un aspecto alisado a la piel. Viene en diversas presentaciones, desde la textura líquida a la base en polvo, y en el medio es posible encontrar otras como la base cremosa, en mousse y hasta en spray. Cada tipología de piel y de acuerdo al efecto que se busca, será el producto recomendado.

También hay que incluir en esta descripción a las BB Cream y CC Cream, son cremas tratamiento que hidratan y protegen del envejecimiento solar y otros agentes externos, que alisan el cutis y le dan un color ligero y natural.

A la hora de ir a comprar una base, es necesario considerar que sea la adecuada para el tipo de piel que tenemos, ya sea normal, grasa o seca, las bases líquidas suelen ser las más naturales.

La base fluída o líquida suele ser la más utilizada, y existen diversas opciones con distinto acabado. El resultado suele ser más natural, y es posible encontrar desde algunas con una cobertura ligera a otras más cubritivas. Son ideales para pieles secas y/o maduras, pero vienen algunas sin aceites para pieles grasas o mixtas. Es importante acertar con el tono y distribuir bien el producto para que no quede un efecto “máscara”.

Las bases de maquillaje en crema son más fáciles de distribuir, dan un acabado muy liso y es ideal para pieles secas porque son más hidratantes. No se recomienda para pieles grasas.

La base de maquillaje en polvo se utiliza en especial para retocar el maquillaje y reforzar la base de maquillaje líquida o en crema, tiene la virtud de prolongar el maquillaje. También elimina los brillos. Otorga un acabado empolvado y mate, pero no es tan cubritiva. Se utiliza en pieles normales, mixtas o grasas a las que ayuda a apagar los brillos. No se recomienda sobre pieles secas, porque las reseca aún más.

Las bases en barra son útiles tanto como base de maquillaje, como corrector. Ofrece una cobertura muy alta por lo que es ideal para eliminar imperfecciones o cicatrices, ocultando granos, manchas y cualquier marca. Dado que pueden resultar muy grasosas, se deben evitar en pieles grasas.

La base compacta en crema tiene la virtud de unificar la piel, al ser espesa. Con una menor cantidad, garantiza una completa cobertura. No se recomienda para pieles grasas o mixtas, pero sí si se quiere un efecto elegante de piel aterciopelada y una buena cobertura.

Algunas marcas ofrecen una base de maquillaje en spray que es ideal para lograr una buena aplicación, pero hay que tener cuidado de que no queden manchas. El resultado es muy aterciopelado, con la práctica en la aplicación suele ser uno de los preferidos.

El color de la base de maquillaje debe ser lo más parecido posible al tono natural. No se debe tratar de “dar color” al rostro utilizando este producto. No queda bien. Debe distribuirse la base en forma pareja, desde el centro del rostro hacia los laterales, difuminando bien el color.

Contar con buenas brochas y esponjas para una perfecta aplicación, puede hacer a la diferencia. Un buen producto mal aplicado no lucirá bien. La práctica es lo que hace que un producto luzca de la mejor forma.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*