SNIF Grafting, relleno autólogo para modelar y esculpir

relleno facial no invasivo

En los últimos tiempos, la tendencia en materia de medicina estética es la de los materiales de relleno, aunque la idea es buscar materiales lo más naturales posible, evitando los efectos secundarios de algunos materiales sintéticos. En este sentido, nada más seguro que la propia grasa corporal, para quitarla de donde sobra y aplicarla donde falta volumen y definición. La técnica SNIF Grafting de implantes de grasa autólogos, permite en este caso dar mejor forma al rostro.

SNIF es una sigla en inglés que significa Sharp Needle Intradermal Fat, lo que se traduce como implante de grasa intradérmica de microaguja. Ha sido desarrollada por los cirujanos belgas Tonnard y Verpaele.

En este técnica, el primer paso es aspirar tejido graso donde está de más, en general se utiliza la grasa abdominal porque además es rica en células madre. Esta grasa se procesa debidamente, se la centrifuga para quitar las sustancias de deshecho.

Con una aguja sumamente fina, se coloca en el rostro la grasa obtenida, dando forma por ejemplo a los pómulos, al mentón, rellenando el surco de arrugas o líneas de expresión, para darle al rostro un aspecto lozano pero natural.

Esta técnica además incluye como novedad, que se agrega con la misma microaguja un líquido extraído de la grasa que hasta ahora se desechaba en este tipo de técnicas. Es que se determinó mediante análisis anatomopatológicos que en este líquido apenas existen adipocitos (como se llama a las células grasas). Sin embargo, este líquido es rico en células madre que tienen la posibilidad de regenerar con el tiempo, la mayoría de componentes tisulares dérmicos perdidos durante el proceso de envejecimiento.

La gran ventaja de la técnica es que al tratarse de tejido o células propias, no existen efectos secundarios ni problemas de rechazo.

Esta técnica ofrece excelentes resultados en las pequeñas arrugas estructurales de la piel del rostro, como las que aparecen en la zona peribucal y periocular, cuello, escote y dorso de las manos. Pero también, es notable la mejora en la calidad cutánea.

Esta técnica se suele combinar con otras de quirófano, como el lifting facial, para un resultado impecable.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*