El tónico facial, usos y aplicación

Cuando hablamos de los tres pasos básicos de cuidado facial, mencionamos la crema de limpieza, la hidratante y el tónico. Entendemos que es importante, pero no sabemos bien por qué. Conozcamos más sobre el tónico facial, sus usos y obligaciones.

El tónico facial está hecho para completar la tarea de limpieza y cerrar los poros. Debe estar formulado especialmente para cada tipo de piel, y no debe obviarse a la hora de cuidar el cutis. Debes aplicarlo dos veces al día, entre la limpieza del cutis y la crema hidratante.

El tónico facial refresca, hidrata, cierra los poros, equilibra la piel y la prepara para recibir el tratamiento posterior.
Como precaución, se debe esperar que el tónico facial se seque por completo naturalmente al aire, antes de aplicar la crema hidratante.

La principal función del tónico es la de reequilibrar el pH de la piel luego de su limpieza, más allá de que por tus elecciones o tipología dérmica se utilice para ello espuma, gel o crema limpiadora.

Pero además, el tónico tiene la capacidad de aumentar el riego sanguíneo en la zona en la que se lo ha aplicado, ayudando a que los tejidos se irriguen, se oxigenen, y así luzcan frescos y lozanos.

Un tónico de buena calidad, aporta al cutis nutrientes que lo ayudan a revitalizarse, rejuveneciendo los tejidos.
Los hombres también pueden y deben cuidar su cutis, existen en la actualidad formulaciones especiales para la piel del rostro masculino, que incluyen tónicos – que incluso, podrían sustituir al aftershave.

El agua micelar, producto de moda en estos tiempos, no debe sustituir al tónico.

Un buen tip es utilizar el tónico a mitad del día, aporta un toque refrescante, y permite rehidratar la piel aún por encima del maquillaje.

El tónico facial debe convertirse en tu aliado, pues es un básico de belleza para un cutis sano y bien cuidado.

En cuanto a la aplicación, la forma más generalizada es con un algodoncito embebido en la loción tonificante, que se aplica mediante suaves golpecitos sobre la piel o movimientos circulares suaves.

Algunos productos se presentan en forma de “bruma” sobre el rostro, que hace a la aplicación fácil y rápida.

Si te quedaste sin algodón, puedes distribuir el tónico por tu rostro con las manos, ejerciendo una suave presión con las palmas sobre el cutis, sin frotar, apenas apoyando las manos para ayudar a que el producto penetre.

Un truco profesional para sacar provecho del tónico, es poner una pequeña cantidad entre las manos, depositar sobre el rostro, bajar la cabeza y dar algunos pellizcos, así se activa el drenaje sanguíneo con lo cual se obtiene un efecto de rostro lozano y fresco inmediato. Dejar el tónico guardado en el refrigerador, de igual forma, ayuda a potenciar este efecto energético inmediato.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*