Mitos y realidades de la depilación láser

que es la depilación definitiva

La tecnología láser ha revolucionado la depilación, haciendo que sea posible prescindir de las dolorosas sesiones con cera cada dos semanas, algo que en especial las mujeres agradecen – aunque son cada vez más los hombres que recurren a estos métodos. Sin embargo, existen algunos mitos y realidades de la depilación láser que pueden generar algunas dudas.

En primer lugar, cabe decir que no existe la depilación definitiva, sino que se habla de permanente. Esto significa que hasta el mejor método requiere de retoques cada año o dos años, siempre dependiendo del vello de la persona tratada.

Cuales son las  la diferencias  entre la luz pulsada (IPL) y el láser de diodo.

El láser diodo: Es la depilación más eficaz a base de luz, dado que su longitud de onda es mayor que otros productos utilizados: ésta se mide en Nanómetros y va desde los 800 a los 810 NM. Por este motivo, ofrece mejores resultados a la gente de piel oscura, pudiendo aplicarse en los tipos de piel 1, 2,3 y 4 sin problemas (esta clasificación, responde al grado de pigmentación de la piel). Se diferencia del IPL además, en que es un tratamiento más rápido, y requiere menos sesiones ya que las potencias son más altas.

Es fundamental examinar la zona a tratar, ya que si no es aplicada de manera debida puede causar quemaduras, cicatrices, decoloración de la piel, hinchazón y enrojecimiento como efectos secundarios. En pocos casos, se ha desarrollado también urticaria. Cabe decir que estos efectos secundarios son más frecuentes con la luz pulsada.

La depilación láser ayuda además a obtener otros beneficios. Estimula la producción de colágeno, con lo que la piel se vuelve más tersa y suave, además el láser actúa como blanqueador al aclarar las manchas y la piel oscurecida, algo que en cavado o axilas es habitual. La foliculitis – vellos encarnados – que produce la formación de granitos con pus, también mejora mucho ya desde la primera sesión con láser.

La depilación láser no es del todo indolora. Siempre se siente alguna sensación de calor, que puede causar una ligera incomodidad. Sin embargo, el dolor no debe ser insoportable, ya que en ese caso se estaría trabajando con potencias demasiado altas para este fototipo.

El láser se puede aplicar todo el año en pieles bronceadas, siempre y cuando se utilicen los niveles de energía acordes a ese bronceado, ya que el láser actúa siguiendo la melanina (pigmento) del vello para quemarlo, es necesario tener mucho cuidado con esto para evitar quemaduras.

Por último, es necesario decir que el láser no produce ninguna enfermedad ni tiene ningún tipo de efecto adverso.

Para optimizar los efectos de la depilación láser, es importante realizar una exfoliación suave unas 24 horas antes, puede hacerse con una crema con gránulos o esponja vegetal en la ducha. En un lapso no menor a 12 horas ni mayor a 48 horas de la sesión, se debe realizar un rasurado del área a tratar, pues el láser actúa con los vellos en etapa de crecimiento.

La piel tratada debe hidratarse permanentemente, todo el tiempo que dure el tratamiento.  No se debe tomar sol ni tres días antes ni tres después de la sesión, para evitar tener que trabajar con potencias muy bajas, que afecten los resultados.

Conviene marcar la zona con mas vello con un lápiz delineador blanco así el profesional puede dar mas energía en esa zona.

Durante el tratamiento, no deben utilizarse cosméticos autobronceadores, ni depilar la zona con sistemas de arranque como cera, pinzas o depiladoras electricas.

Se debe anunciar al profesional que realiza el tratamiento si se está tomando cualquier tipo de medicamento, pues algunos pueden producir una reacción fotosensitiva.

Es muy importante que el lugar sea serio, que cumpla con todas las normas y que haya un director médico.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*