Corrección de orejas desproporcionadas

Unas orejas en pantalla o de gran tamaño suele ser una preocupación estética primordialmente de los hombres, ya que la costumbre de las mujeres de llevar el pelo largo las ayuda a disimularlas, no obstante lo cual muchas se sienten acomplejadas por ellas y buscan diversas soluciones estéticas, incluyendo la cirugía. Otros procedimientos no quirúrgicos ofrecen algunas soluciones a hombres y mujeres que consideran que necesitan una corrección estética de las orejas.

En efecto, se conoce como otoplastía al procedimiento quirúrgico de corrección de las orejas en asa – como se denomina técnicamente a las que están demasiado despegadas de la cabeza, también si no son simétricas o si son demasiado grandes en comparación al rostro. Lo que se hace es un modelado de la forma de la oreja para devolverles la armonía.

Se suele hacer es una incisión pequeña en la parte de atrás de la oreja, desde allí se esculpe el cartílago para dar nueva forma a la oreja y luego se la sujeta con algunos puntos de sutura para darle una forma más armónica y dejarlas más unidas a la cabeza.  Suele ser un procedimiento menor, que incluso se realiza con sedación y anestesia local, luego el paciente regresa a su casa el mismo día con algunos analgésicos prescriptos.

Este procedimiento permite corregir aquellas orejas asimétricas, las despegadas o en asa, y las que son demasiado grandes. En algunos casos, las orejas en asa requieren de un segundo procedimiento porque la oreja puede recuperar su posición original.

Si la cirugía no convence, existen otras soluciones, como los adhesivos para piel. Permiten unir las orejas a la cabeza y así lograr que sobresalgan menos, pero claro que no es una técnica permanente, pues el adhesivo eventualmente se sale, y además puede irritar la piel.

Si las orejas grandes o en asa son un rasgo familiar característico, en el caso de niños pequeños se puede b y trabajar con bandas y tablillas para corregir las orejas y moldearlas. Se suelen utilizar durante seis semanas y los resultados son buenos. Este tratamiento tiene una desventaja, y es que en muchos casos puede ocurrir que las orejas no resulten proporcionadas con el rostro, ya que luego crecerá y las orejas quedarán pequeñas. Se trata de un método que no se recomienda en todos los casos, y debe ser aconsejado por un buen especialista.

También existen unos aparatos que sujetan las orejas y con el tiempo se consigue “aplastarlas”, con resultados muy aceptables.

Las técnicas de corrección de orejas sin cirugía no presentan resultados tan contundentes como la otoplastía quirúrgica, pero cuestan menos dinero y además, no tienen los riesgos de cualquier cirugía.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*