Nutricosmética, la belleza por dentro

Nutricosmética, la belleza por dentro

Nutricosmética, la belleza por dentro

Nutricosmética, la belleza por dentro. Estética.

 

La última tendencia en productos cosméticos parte de la base de embellecer de adentro hacia fuera, esto es, aportar al organismo los nutrientes necesarios para que la piel, el pelo, los tejidos luzcan más jóvenes y con mejor aspecto.

El principio de la nutricosmética es contrarrestar el envejecimiento celular, un proceso natural por el cual las células se desgastan y producen unas sustancias tóxicas que las oxidan. Al aportar distintos nutrientes, podemos hacer más lento este proceso natural que se acentúa con la edad.

Como norma, todos los compuestos utilizados en la nutricosmética son naturales. Se vuelve un poco a las fuentes, teniendo en cuenta que en estado natural los alimentos no están contaminados con pesticidas, contaminantes o químicos. Eso nos aportaba nutrientes que al cambiar de hábitos e incorporar alimentos industrializados, hemos ido perdiendo. Al consumir productos de nutricosmética, compensamos en parte esa pérdida.

La nutricosmética lleva su tiempo, y eso implica constancia, es decir, es necesario consumir el producto al menos unos meses antes de notar los primeros resultados. Se trata de evitar una serie de procesos oxidativos con medicina preventiva.

Por lo general, no existen contraindicaciones ya que las dosis son muy pequeñas. Se trata de antioxidantes, oligoelementos, sodio, potasio que nunca van a interferir con cualquier otro medicamento que se necesite tomar, aunque desde luego deben ser indicados por un médico y llevar un debido control.

El colágeno es el compuesto más demandado en estos productos, es una sustancia que se encuentra en la piel de los animales pero que comemos cada vez menos, y sirve para tener la piel más elástica y flexible, al tiempo que fortifica huesos y articulaciones.

En la medicina oriental, la prevención está más acentuada, mientras que la medicina occidental se enfoca más en la solución una vez el síntoma ya ha aparecido, es por ello que desde la medicina de Oriente se pueden encontrar multiplicidad de productos de nutricosmética orgánicos y naturales.

Como complemento, una alimentación variada permite incorporar naturalmente esos nutrientes que nos embellecen y rejuvenecen.  En las frutas y verduras están todas las vitaminas, tienen un gran potencial antioxidante y contribuyen en el proceso de antienvejecimiento.

La clave está en consumir frutas y verduras de los más diversos colores. Los carotenoides son los compuestos que le dan color a las frutas y verduras y son antioxidantes naturales muy potentes. A diferentes colores, distintos antioxidantes.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*