Pros y contras del blanqueamiento dental

¿Qué mujer no aspirar a devolverle a sus dientes el blanco perfecto? Por cierto todas y sin importar la edad. El blanqueamiento dental viene causando furor aunque antes de efectuarlo, es necesario saber que no es la solución definitiva y que existen muchos efectos adversos.

 

Pros y contras del blanqueamiento dental

Si tienes una dentadura sana, el blanqueamiento dental no ocasionará más que algunos efectos adversos que suelen ser temporales  y que desaparecen a los pocos días. Entre ellos se presenta cierta sensibilidad a la temperatura de comidas y bebidas, malestar o dolor en las encías y también pueden aparecer manchas en las mismas que no acarrean dificultades.

De todas maneras, antes de realizarse un blanquimiento dental será oportuno que el odontólogo te informe si este tratamiento es el adecuado y si dará los resultados esperados,  pues parece ser que no es la solución definitiva  puesto con el tiempo reaparece cierta tonalidad inesperada. Además es necesario saber qué tipo de productos se han de utilizar para no dañar el esmalte dental. En caso de estar embarazada, el blanqueamiento no se puede realizar puesto que entonces sí se corren riesgos. Lo más prudente es evitarlo durante los meses de gestación.

Si el tabaco es tu adicción y continuarás fumando, entonces este procedimiento ha de durar muy poco tiempo debido a que la nicotina produce constantemente manchas en todos los dientes. Tampoco es aconsejable para aquellas dentaduras cuyas manchas lleven mucho tiempo y se deban a otras causas que se han de tratar como corresponde. Si las encías están inflamadas tampoco es adecuado efectuarse este tipo de blanqueamiento.

Lo ideal es controlarse periódicamente y que sea el odontólogo de cabecera quien te diga cuándo y cómo realizarte el blanqueamiento dental, al tiempo que debe asesorarte acerca de aquello que no podrás hacer durante un tiempo con el fin evitar la decoloración y por ende sus efectos.

Entre algunos de los hábitos que habrá que cambiar o eliminar para mantener el blanco ideal, se encuentran el de abandonar el tabaco, el no ingerir bebidas que posean colorantes como lo son los jugos artificiales, café, té,   y  el de consumir  algunos alimentos que manchan los dientes siempre como puede ser el caso de la remolacha o de la calabaza  que los tornan amarillentos muy rápidamente.

Sin duda el blanqueamiento dental eleva la autoestima de toda mujer y es muy gratificante lucir una sonrisa blanca, luminosa y fresca. No obstante, si no puedes acceder a él debido a su precio y decides comprar blanqueadores de venta libre, habrá que tener sumo cuidado porque se suele abusar de su uso y de esta forma los dientes al poco tiempo se deterioraran a causa de sus componentes sumamente agresivos. Nada mejor que acudir a un odontólogo especialista en el tema antes que arruinar una buena dentadura.

En líneas generales no es un  tratamiento ofensivo en absoluto, y se obtienen resultados muy satisfactorios que son duraderos si luego del mismo se efectúan controles con frecuencia y se cuida de la dentadura de manera tal que no reaparezcan las fastidiosas manchas. Si bien la blancura no ha de durar por siempre, es una excelente alternativa para mejorar el color y aspectos de los dientes y verse mucho más atractiva.


Acerca de Lilia Canosa 58 Articles
Nací en Buenos Aires, un 19 de enero de 1965. Escribo desde muy joven, habiendo estudiado filosofía, redacción y corrección literaria. También hablo francés e italiano y soy psicóloga social psicoanalítica. Ahora me encuentro escribiendo para revistas de chicos como psicóloga social y realizando trabajos como escritora y redactora de artículos, textos varios y tesis. Mi Twitter es @liliacanosa y allí me pueden encontrar.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*