Diferencia entre celulitis y adiposidad, cómo tratar cada una

La celulitis es una condición que afecta a la mayoría de las mujeres, que en ocasiones puede presentarse junto con adiposidad. Pero lo cierto es que existe confusión, y si bien se las relaciona, se trata de dos cosas diferentes. La celulitis y la adiposidad deben ser diferenciadas, ya que el tratamiento en ambos casos es distinto.

 

Diferencia entre celulitis y adiposidad, cómo tratar cada una

Se denomina adiposidad localizada a los cúmulos de tejido graso en determinadas zonas del cuerpo, que producen una alteración estética del contorno corporal, sea que el paciente tenga sobrepeso o no. La adiposidad localizada primaria se relaciona con el desarrollo hormonal, y usualmente es hereditaria.

Es la que encontramos a los costados de los glúteos y muslos, el famoso “pantalón de montar”, aunque puede aparecer en otras zonas.

La adiposidad localizada secundaria se relaciona con malos hábitos alimentarios y la falta de ejercicio físico, aparece en abdomen, flancos, papada, brazos, espalda. Este tipo de adiposidad responde muy bien a un programa de dieta saludable y ejercicios, mientras que la adiposidad primaria, no se retira con esta metodología.

El tejido graso que forma esos cúmulos puede tener diferentes características: ser blando, edematoso (con retención de líquidos) o fibrótico (duro), y ello hará que un profesional decida diferentes tratamientos.

La liposucción es el tratamiento que ofrece mejores resultados para la adiposidad localizada resistente a dietas. Las técnicas actuales son mínimamente invasivas, y el resultado mejora mucho si se trata de liposucción asistida con láser y ultrasonido quirúrgico.

Pueden dar buen resultado en casos moderados, todas las técnicas no quirúrgicas que promuevan la lipólisis, como la mesoterapia, la hidrolipoclasia, ultracavitación, entre otras.

Por su parte, la celulitis o paniculopatía edematofibroesclerótica es una alteración del tejido celular subcutáneo en el que se implica el tejido graso, la retención de líquidos y toxinas, sumada a una circulación deficiente en la zona. Es un desorden funcional y estético, que afecta principalmente a la mujer en la zona de nalgas, muslos, rodillas, tobillos, abdomen y espalda. Sólo en sus fases iniciales, puede mejorar con dieta y ejercicios.

En el caso de la celulitis, los tratamientos tienen por objetivo mejorar ese tejido subcutáneo que está alterado: son útiles la mesoterapia, la radiofrecuencia, medicación para mejorar la circulación y evitar la retención de líquidos, así como cremas y dietas.

La celulitis se caracteriza por dolor al tocar la piel, sensación de piernas cansadas, un escaso tono muscular y retención de líquidos, sensación de fatiga y aparición de várices.

Mientras que los tratamientos para la adiposidad tienen el objetivo de eliminar ese tejido graso y modelar el contorno corporal, el tratamiento para la celulitis se plantea oxigenar la zona afectada, y mejorar la calidad de los tejidos.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*