¿Cómo elegir el protector solar adecuado según tu tipo de piel?

como elegir un protector solar

El sol es beneficioso para nuestra salud, pero sus rayos ultravioletas pueden causar en la piel quemaduras, irritaciones y enfermedades cutáneas. Por eso es importante cuidarnos de sus efectos, especialmente durante la época veraniega.

Una de las formas de protegernos del sol es eligiendo el factor de protección adecuado a nuestro cuerpo y necesidades. Pero ¿cuál es el protector solar indicado para nuestro tipo de piel? ¿Qué factores influyen a la hora de elegir entre uno u otro?

La elección del protector solar correcto depende tanto del tipo de piel y de las condiciones climáticas como de la duración, la época del año y el lugar de la exposición a la radiación solar.

 

Elegir el factor de protección solar adecuado

El factor de protección solar (FPS) indica el grado de protección frente a los rayos ultravioletas y figura en las etiquetas de los protectores solares.
Los productos con FPS de 2 a 14 son considerados de baja protección, los que van de 15 a 29 de moderada protección y aquellos con un índice superior a 30 se denominan de alta protección.

Para elegir una crema protectora efectiva, es importante conocer el “fototipo” que identifica a cada tipo de piel. ¿Qué es el fototipo? Es una categoría que se utiliza para fijar el riesgo de la exposición solar y está determinado por el color de la piel, del pelo y de los ojos. En líneas generales existen 4 tipos de fototipos:

 

El Fototipo 1 corresponde a las personas de piel pálida, pelo y ojos claros. Este grupo tiene muy poca resistencia al sol, normalmente se queman y por eso deben protegerse siempre. Se recomienda usar un protector solar a partir de 50 FPS.

El Fototipo 2 es habitual en personas de tez blanca, ojos claros (azules o verdes intensos) y pelo rubio, colorado o castaño claro. Este tipo de pieles suele quemarse fácilmente y casi no se broncea, por lo que debe usar un protector solar entre 25-50 FPS.

El Fototipo 3 caracteriza a aquellos con tono de piel media, pelo castaño o negro y color de ojos marrón o grisáceo. Este grupo tolera mejor el sol, se broncea y rara vez se quema, por lo que se aconseja utilizar un filtro entre 15 y 25 FPS.

Finalmente, los del Fototipo 4 son aquellas pieles morenas, con pelo y ojos oscuros. Este tipo de piel siempre se broncea y no suele quemarse. No obstante de protegerse también para evitar los daños del fotoenvejecimiento con una crema protectora entre 8 y14 FPS.

 

Determinar qué fototipo es el nuestro es importante para lucir una piel bronceada y saludable, sin sufrir los efectos dañinos de los rayos solares.

Este verano disfrutá del sol sin correr riesgos… ¡protégete!


Acerca de Maria Laura Cóceres 33 Articles
Soy comunicadora social. Tengo 25 años. Santafesina. Curiosa por naturaleza, disfruto escribiendo y compartiendo temas de interés general.
Contacto: Sitio web

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*