Cuidados de la piel en invierno

Cuidados de la piel en invierno

Cuidados de la piel en invierno

Cuidados de la piel en invierno. Salud de la piel.

 

Con las bajas temperaturas, la piel del cutis sufre los rigores del clima y es necesario que nos ocupemos de ella. Compartamos algunos consejos para el cuidado de la piel en invierno

Durante la época invernal, las necesidades de la piel cambian y la crema de verano no es útil. Lo primero que hay que hacer es aumentar la nutrición en la crema habitual. El frío reseca en demasía la piel, que pierde nutrientes y agua, generando la sensación y aspecto de tirantez al gesticular, que hace más marcadas las líneas de expresión. (dependiendo de cada piel).la crema debe ser más nutritiva y más untuosa, para que perdure una fina capa de producto que aísle la piel del frío.

Es indispensable aplicar la crema a diario, sin olvidar que también en invierno debe contener FPS, pues el sol sigue manteniendo su efecto nocivo a pesar de que el frío hace que no lo notemos. Por la noche, se puede aplicar una crema más densa y emoliente, para recuperar la piel y prepararla para el día siguiente. El área de contorno de ojos debe cuidarse especialmente. Sin embargo, es cierto que no necesitamos repetir la aplicación de filtro solar tanto como en verano, pues el sol está presente menos tiempo y con menos fuerza.

La limpieza del cutis es importante, pues se acumula suciedad en la piel como polución, sudor, células muertas, entre otros, sin contar el maquillaje. La limpieza debe hacerse a conciencia, con productos no irritantes, como el agua termal o una buena leche de limpieza.

Por el mismo motivo, es importante exfoliar la piel. Los constantes cambios de temperatura provocan que se acumulen en la piel células muertas, por ello una vez por semana deben retirarse para fomentar el crecimiento de nuevo de la piel dejándola suave y sana.

Si aparece cuperosis – enrojecimiento que se ve como pequeñas venitas que se transparentan bajo la piel del rostro – es importante consultar con un dermatólogo para que indique un tratamiento adecuado. Suele hacer su aparición con las bajas temperaturas.

La piel debe nutrirse también por dentro, si bien en invierno puede ocurrir que tengamos menos deseos de consumir frutas y verduras, éstas no deben faltar jamás en nuestra dieta, además de frutos secos, proteínas magras, aceites saludables, para que la piel reciba vitaminas y nutrientes que necesita desde nuestro organismo. Se puede además consultar con el médico por un complejo vitamínico

De la misma manera, es indispensable hidratar bien el cuerpo aunque con el frío la sed no surja tan fácilmente. Los dos litros de agua diarios deben consumirse igual, nuestra piel los necesita para no deshidratarse en exceso.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*