Dieta para mantenerse joven, rica en antioxidantes

alimentos antioxidantes

La oxidación es un proceso natural de nuestro organismo, y consecuencia de actividades cotidianas como el andar, respirar, lavar. Si sumamos a esto una alimentación poco saludable, y los efectos de los radicales libres, los niveles de oxidación aumentan, envejeciendo desde las células de nuestra piel (opacándola y resecándola), afectando el buen funcionamiento del metabolismo y órganos, hasta desatar enfermedades graves.

Para evitar y disminuir estos riesgos, se puede combatir la oxidación incorporando alimentos ricos en vitaminas y antioxidantes, los que refuerzan a los antioxidantes generados naturalmente por el propio organismo.

Lo importante de sostener una dieta antioxidante, es saber que hay que incorporar variados alimentos, ya que son muchos los que tienen estas propiedades.

Los taninos por ejemplo, son buenos para prevenir enfermedades arteriales porque depuran las toxinas, por lo que médicos especialistas recomiendan consumir un vaso de vino tinto diariamente, además de incorporarlos con el consumo de legumbres y la propia uva en fruta.

Las vitamina A, importante para regeneración de las células de la piel, se encuentra en tomates y zanahorias, la vitamina C en frutos como cítricos, ananás, kiwis, frutillas y melones. La vitamina E puede incorporarse en los aceites de oliva y soja, en los frutos seos, los vegetales verdes y en germen de trigo.

Los microminerales como el cobre, se encuentran en mariscos, pescados, hígados, cereales integrales y vegetales verdes. El selenio está presente, además de en frutos y pescados de mar, en carnes, huevos, verduras y frutas. Por su parte el zinc puede incorporarse en legumbres, huevos, pescados, carnes y vísceras.

Los flavonoides, depuradores de toxinas y vaso dilatadores, se hallan en las crucíferas o coles, en los cítricos y en los conocidos frutos del bosque.

El betacaroteno puede ingerirse en verduras como: calabaza, zanahoria, espinacas, y en frutas: melón, melocotón y cerezas.

Las Isoflavonas, muy conocidas por encontrarse en el té verde por ejemplo, en la mayoría de legumbres y en la soja, son importantes para prevenir afección cardiovascular y regular las hormonas.

Incorporando en las comidas estos alimentos antioxidantes, estamos garantizando una mejor calidad de vida, previniendo el envejecimiento prematuro y la aparición de enfermedades degenerativas.

Acerca de Analia Cabrera 46 Articles
Redactora en Red Estrategia. Santacruceña de cuna y alma, santafesina por adopción.
Contacto: Sitio web

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*