El agua y la belleza: beneficios saludables de las aguas termales

El agua es imprescindible para una piel joven y sana. Todos los días perdemos dos litros de agua a través del sudor, la orina, la respiración y la piel, siguiendo un proceso inexorable y natural.

Las fugas de agua se disparan activadas por factores como cambios bruscos de temperatura, calefacción, aire acondicionado, polución, tabaco, dieta deficitaria y estrés… Sometida a tantos avatares, nuestra piel genéticamente programada para producir lípidos (sebo) y mantenerse hidratada, entra en un círculo cerrado vicioso que, si no se toman medidas necesarias, tiene como resultado una piel deshidratada y envejecida. Dermatólogos, biólogos, cosmetólogos y esteticistas son unánimes: el secreto de una piel bonita y joven a cualquier edad es el AGUA.

Las propiedades curativas y cosméticas de las aguas termales se conocen desde la antigüedad. Al manar desde el interior de la tierra, son ricas en minerales y poseen propiedades hidratantes, calmantes y curativas, tanto para la piel como para el organismo. Hidratar es el gesto diario esencial para conservar una piel bonita toda la vida. Por ello, hay que buscar cosméticos que impidan la evaporización del agua de la capa córnea de nuestra piel a la vez que aportan lípidos y principios activos y estimulan su producción en las células epidérmicas.

Es importante aprovechar los beneficios de las aguas termales para la belleza y la salud ya que miman nuestro cuerpo y relajan la mente y el espíritu. La belleza termal está de moda. Se ha recuperado esta antigua tradición pero con un estilo actual y renovado. La Balneoterapia se pone al servicio de la belleza integral y proporcionar espacios de bienestar para la relajación que induce a desconectar con el mundo moderno, olvidándonos del estrés y los problemas.

Hace unos 20 años, los biólogos de importantes laboratorios cosméticos emprendieron un estudio sobre las propiedades que en las células de la piel podían tener la flora microscópica formada por diversas especies que se origina en las fuentes termales calientes. Tras años de investigación se llegó a la síntesis del extracto puro del plancton termal, que actúa directamente sobre los queranocitos, células encargadas de proteger y dirigir las funciones de las demás células cutáneas.

Este prodigioso activo aumenta el sistema de defensa y reparación de la piel frente a las agresiones exteriores generadoras de microtraumatismos y fuente de envejecimiento. Además refuerza la barrera cutánea y mejora la tersura y tonicidad de la piel.

Textos cedidos por Termas World © 2001 Copyright

Acerca de Analia Cabrera 46 Articles
Redactora en Red Estrategia. Santacruceña de cuna y alma, santafesina por adopción.
Contacto: Sitio web

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*