Fangoterapia – Terapia con Barro

Tratamiento con el uso del barro

Peloidorerapia o fangoterapia. Uso del barro para fines curativos o de tratamiento estético.

Indicaciones terapéuticas

Los peloides son considerados como agentes terapéuticos de acción mixta, general y local.
Los peloides encuentran indicación preferentemente en aquellos procesos en que junto al estímulo general, sea conveniente la obtención de efectos locales antiflogísticos.Enfermedades del aparato locomotor.

Enfermedades crónicas degenerativas e inflamaciones de las articulaciones:

artrosis ósea deformante de las extremidades y de la columna vertebral, estados postinfecciosos, artritis, periartritis, estados postfracturas, secuelas de traumatismos, procesos crónicos del aparato ligamentoso y de los músculos, enfermedades por vibración, osteomielitis hematógena, artritis reumatoidea, reumatismo crónico articular y muscular.

Después del tratamiento con peloides en el balneario, se mejoro el estado de salud de la mayoría de los pacientes con enfermedades inflamatorias de las articulaciones y enfermedades degenerativas. En la artritis reumatoidea, toda terapéutica de estímulo debe ser utilizada con precaución, usando técnicas adecuadas y vigilando la respuesta local y general del paciente. Son recomendables los peloides radiactivos o «sedantes», pero en ningún caso antes de los tres o cuatro meses de haber cedido la manifestación de brote o actividad del proceso. En la rehabilitación de rigideces articulares y formas fibrosas pueden utilizarse los peloides hipermineralizados clorurados o sulfurados. En estas formas, el resultado será tanto mejor cuanto más precozmente se instaure el tratamiento.

Las poliartritis crónicas secundarias a diversos procesos infecciosos pueden beneficiarse de la aplicación de los peloides que combaten la rigidez, calman el dolor y facilitan la movilidad.

En pacientes con osteoartrosis en las articulaciones de la rodilla, después de 3 meses de tratamiento, disminuyó y desapareció gradualmente la artralgia y el edema, aumentó la magnitud del movimiento de la articulación normalizándose en mucho de los casos, las contracturas fueron reducidas. Mejoró el sueño y la autoestima, así como la potencialidad para el movimiento, el trabajo y la vida diaria (Dafinova. Y, I. Boncheva, Valchev. D)

Enfermedades neurológicas
Dentro de las enfermedades neurológicas: las neuralgias producidas por afecciones no malignas, neuritis, plexitis, neurofibromiositis, estados de convalecencias, lesiones traumáticas de la columna vertebral y el cerebro, radiculitis, esclerosis múltiples.

Enfermedades ginecológicas
En procesos crónicos e inflamatorios de los órganos sexuales femeninos, pelviperitonitis crónica y cicatrización pélvica.
Síndrome doloroso abdominal y pélvico.

Enfermedades urológicas y de los órganos sexuales
Cistitis crónicas, uretritis, cavernitis, prostatitis, esterilidad masculina, infertilidad.
Los resultados de la fangoterapia en los pacientes con un trastorno en la maduración del folículo como disregulación endocrina mostraron un claro efecto de normalización de las funciones endocrinas y resultados muy sorprendentes de la fangoterapia en los casos de esterilidad condicionada endocrinológicamente (J. Dietrich)

Enfermedades vasculares
En estados de convalecencia de tromboflebitis, arteriopatías de las extremidades, obliteración arterial periférica, espasmos vasculares, pueden mejorar con el adecuado empleo de la peloterapia, una vez desaparecidas las manifestaciones agudas y después de haber pasado un mínimo tres meses desde la instauración del proceso.

Enfermedades del aparato digestivo
Gastritis crónica, úlceras, colitis crónica, enterocolitis, hepatitis crónica, colecistopatías, disquinesia de las vías biliares, pancreatitis crónicas, cicatrizaciones en la región abdominal (tanto postoperatorias como las producidas por las mismas dolencias).

Enfermedades de las vías respiratorias
Bronquitis crónicas, asma bronquial, neumonías crónicas.

Enfermedades de la piel
Esclerodermia, psoriasis, eccemas secos, neurodermitis, ictiosis, dermatitis, acné, pitiriasis y procesos cicatrizantes de la piel.

Enfermedades oculares
Coroiditis crónica, iritis, iridociclitis, procesos inflamatorios crónicos de las pestañas y las canículas lagrimales y queratitis crónica.

Contraindicaciones

Las fases agudas o subagudas de cualquier proceso, enfermedades febriles agudas, aunque en algún caso concreto las técnicas termoterápicas pudieran estar indicadas. Las cardiopatías descompensadas, los cuadros graves de insuficiencia renal, hepáticas o de cualquier parénquima, las alteraciones vasculares con manifestaciones hemorragíparas, enfermedades anemizantes del SHP, la hipertensión arterial grave, no deben someterse a la agresión que siempre supone este tipo de cura. Las enfermedades del aparato hematopoyético, estados convalecientes de infartos cerebrales y del miocardio, arteriosclerosis avanzada, tirotoxicosis, bronquitis crónica, bronquiectasia con insuficiencia respiratoria y enfermedades tumorales malignas.
Tampoco es aconsejable su empleo, por lo menos en amplias aplicaciones, en el embarazo, edades extremas de la vida, afecciones crónicas o miocárdicas, varices voluminosas, lesiones graves de la piel, etc.

Técnicas de aplicación

Podemos distinguir dos tipos principales de aplicación: los baños de mayor o menor extensión y las aplicaciones locales.

Aplicaciones generales

Baños
Es la forma más recomendable pero no se utiliza con la frecuencia que sería deseable por la gran cantidad de peloides que se requiere. En estas aplicaciones el peloide adecuadamente homogeneizado y termalizado se coloca en las bañeras o dispositivos apropiados. Según Zorkendorfer, el contenido acuoso del peloide debe ser el correspondiente a su total capacidad de retención de agua, puesto que es así como se obtiene una consistencia óptima.

Una práctica sencilla seguida con cierta frecuencia es añadir agua al peloide hasta que la consistencia de la mezcla permita la presencia de letras o guarismas escritas sobre su superficie.

El paciente se sumerge en los recipientes o piletas adecuadas (pozos, cajón, bañeras, etc.) que contienen el peloide a temperaturas entre los 38 y 45ºC por término medio y se mantiene en este medio durante 15 a 30 minutos. La aplicación va seguida de ducha general y/o baño limpieza.

Los baños pueden ser totales, semibaños, parciales de las extremidades, etc., teniendo en cuenta que cuanto más limitado sea la aplicación más se puede elevar la temperatura y el tiempo de aplicación.

Aplicaciones locales
Recaen sobre zonas circunscritas del cuerpo (abdomen, pelvis, hombro, rodillas, columna vertebral, la cintura, etc.) aplicándose el peloide directamente o previamente extendido sobre una lona o tela impermeabilizada de tamaño adecuado para cubrir la zona a tratar.

Posteriormente el enfermo se envuelve en una sábana, impermeable y en una frazada de lana en la sala donde se está realizando el procedimiento. El grosor de la capa de fango no debe exceder los 5-8 mm. La durabilidad del procedimiento es de 15-20 minutos, a temperatura entre 40 y 50º C, según sea la tolerancia del paciente y el efecto perseguido.

La peloterapia intravaginal en forma de tampones o de cartuchos, a 48-50º C, se utiliza en el tratamiento de afecciones ginecológicas, por sus efectos termoterápicos, reguladores del pH local, del intercambio iónico, etc. (Kovarik, Pedrosa, Goecke etc.)
También se aplican tapones réctales de fango, además se aplica la fangoterapia combinada con procedimientos eléctricos: galvano-fangoterapia, diatermo-fangoterapia, se realizan fonoforesis con extractos de fango medicinal.

La aplicación también puede ser a cielo abierto (en la playa), exponiéndose al calor proveniente de los rayos solares.
Las curas suelen ser de 15 a 20 aplicaciones diarias o alternadas, pudiéndose repetir los tratamientos en años sucesivos, según sean las respuestas obtenidas.
En todos los casos, la peloterapia debe ir seguida de un tiempo de reposo, en lecho o tumbona, durante 30 a 90 minutos.

www.sld.cu


Acerca de Marcelo Vallejos 58 Articles
Co-fundador de Red Estrategia y Anunico. Creador de mi propia realidad y desarrollador de mi pasiones. Léeme en mi cuenta de Twitter @marcelovallejos

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*