La terapia homa para mejorar el semblante

En la actualidad y llevando el ritmo vertiginoso del día al día con el trabajo, el llevar a los chicos a la escuela, estudiar y ocuparse de la casa, la salud se deteriora en el sentido de que además de estar estresados nos sentimos cansados y débiles puesto que además no nos alimentamos bien. Para solucionar este inconveniente, si bien es necesario bajar los decibeles, existe una maravillosa terapia llamada homa.

Claro que mucha gente con problemas psicológicos y otras enfermedades también pueden realizarla para mejorar el nivel de vida y curar ciertas patologías. La idea de esta terapia es entirse bien  con uno mismo para poder estar bien con el entorno, o aun viviendo solo permitiendo que todo fluya sin anticiparnos al mañana.

Para quienes padecen una enfermedad, no es aconsejable que dejen a su médico de cabera sino que lleven a cabo esta terapia como un camino alternativo para sentirse mucho más saludable en todos los aspectos. Es una terapia económica y que da excelentes resultados. La clave radica en querer estar bien, en equilibrio y armonía permanente.

La terapia homa no es algo que se hace al pasar o que por ser poco nombrada no sirve, sino que es considerada una ciencia más. Es más, esta terapia procede de la época de los vedas y ya sabemos que en la antigüedad mucho sabían de terapias. Esta terapia homa que viene  a formar a su vez parte de la conocida terapia ayurverda, no es lo misma, es solo una parte de la última.

Es muy simple de practicar, de hacer día  a día y solo basta con seguir algunos pasos indispensables a saber:

  1. Comer sano y bien: Tomarse el tiempo necesario para comer tranquilo y relajado y no a las apuradas. Integrar a la dieta vitaminas y productos como verduras, frutas y cereales y evitar todas las grasas y carbohidratos como así también tampoco excederse en el azúcar y mulco menos en el alcohol y en el café. Más vale la calidad de lo que se come que la cantidad.
  2. Tomar aire: Debido justamente a la falta de tiempo, nos olvidamos cuán importante es salir a dar un paseo, una caminata diariamente sin pensar en nada y así oxigenarnos física y mentalmente. Para hacer una comparación, basta con ver a los niños que juegan al aire libre. La diferencia es notable. Además el aire ayuda en diferentes problemas de salud y cuando uno viene de pasear un rato llega a casa completamente renovado.
  3. En cuanto al consumo de líquido, este es de suma importancia. Cuanto más liquido tomemos tanto mejor nos hemos de sentir, pero siempre hay que tatar de ingerir jugos naturales recién exprimidos, agua mineral o infusiones como el té.
  4. Un cuarto proceso que tampoco tenemos en cuenta porque es automático, es el hecho de respirar. ¿No han notado  que en alguna ocasión se cansan fácilmente, o justamente les falta el aire? Es por esto que deviene indispensable saber respirar, e  insistimos en tomar aire. Con respecto al respirar hay que evitar estar mucho en la ciudad en donde no hay oxigeno o el mismo  está contaminado. No tener tanta calefacción prendida en invierno porque también nos quedamos sin aire, ya sea en la oficina o en casa. Por ello, a salir a caminar un buen  rato, una hora al menos diariamente y entrar en contacto con la naturaleza lejos del ruido de la ciudad, puesto que  será más que beneficioso para la salud. Si no tienen tiempo durante la semana, traten de escapar los sábados y domingos a lugares alejados como el campo o la costa, andar a caballo, practicar pesca y así respirar el buen aire. Los deportes de montaña también favorecen la buena oxigenación.

Es a todo esto que aspira la terapia Homa, a cuidarse, a valorar lo importante para nuestra salud y la del planeta. Verán como el sistema inmunológico adquiere más defensas, y todo lo que domina nuestras emociones se equilibra.

Como siempre hay que volver a las fuentes, y si recorremos la historia y vamos hacia el oriente de hace siglos encontraremos sin  duda una inmensa fuente de bienestar que no hay que desperdiciar. Así que el lema es “menos tecnología y más naturaleza”


Acerca de Lilia Canosa 58 Articles
Nací en Buenos Aires, un 19 de enero de 1965. Escribo desde muy joven, habiendo estudiado filosofía, redacción y corrección literaria. También hablo francés e italiano y soy psicóloga social psicoanalítica. Ahora me encuentro escribiendo para revistas de chicos como psicóloga social y realizando trabajos como escritora y redactora de artículos, textos varios y tesis. Mi Twitter es @liliacanosa y allí me pueden encontrar.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*