Hidroterapia: cómo realizar este tratamiento en casa

Es uno de los métodos más simples, naturales y antiguos que existen: los baños de agua a distintas temperaturas y aplicadas en sus múltiples formas, constituyen una opción ideal para revitalizar el cuerpo, reducir tensiones, relajar músculos y aliviar diferentes malestares.

La técnica de la hidroterapia se puede aplicar a través de distintos procedimientos no sólo en circuitos de spa o centros termales. También se puede llevar a cabo en la comodidad del hogar. En este artículo te mostramos algunas técnicas sencillas para realizar en casa.

Técnicas para realizar un tratamiento de Hidroterapia en casa

  1. Baño de inmersión. Llenar la bañera con agua caliente (superior a los 30 grados) y reposar durante 10 minutos. Se pueden agregar sales y esencias para potenciar los beneficios de esta inmersión.
  2. Ducha de agua fría y caliente. Se puede realizar todos los días al momento de bañarse. Si se acostumbra a duchar con agua tibia o caliente, termine su baño con un chorro de agua fría. Y así a la inversa. La clave de este paso consiste en entrar en calor con una ducha de agua caliente, para relajar el cuerpo y alternar con agua fría para revitalizarlo y tonificar los músculos.
  3. Compresas y paños. Según las dolencias del cuerpo se pueden aplicar fríos o calientes. En casos de inflamación o fiebre, emplear compresas de agua fría. Y para aliviar malestares en los órganos internos del cuerpo o dolores musculares, se recomienda aplicar paños de agua caliente.
  4. Baños de vapor. Tiene el mismo efecto que el uso de saunas en los centros de spa. El vapor del agua ayuda a eliminar la congestión nasal, abrir los poros del cuerpo y limpiar sus impurezas. ¿Cómo realizarlo? Existen dos posibilidades. La primera consiste en abrir la ducha de agua caliente y permanecer dentro del baño durante unos minutos. La segunda opción radica en colocar agua caliente en un recipiente junto con hojas de eucalipto. Tapar la cabeza con una toalla y permanecer bajo de ella durante unos minutos.
  5. Toallas con agua fría. Este sencillo método consiste en frotar una toalla mojada con agua helada durante todo el cuerpo. Para maximizar los resultados realizar previamente una ducha de agua caliente.
  6. Baño de asiento. Consiste en sumergir la zona pélvica en un recipiente o en un bidet. En agua tibia o caliente si se trata de aliviar hemorroides, dolor de ovarios o vientre. Y en agua fría para aliviar los problemas de estreñimiento.
  7. Baño de manos y pies. Colocar los pies y manos en diferentes recipientes de agua caliente alternando con agua fría. Dejar reposar durante 2 minutos y cambiar. Este ejercicio ayuda a disminuir calambres, dolores de cabeza e incluso alivia el insomnio.

Estas técnicas no solo son muy simples de llevar a cabo en la comodidad del hogar, sino que además conforman un recurso útil para mejorar tu salud y calidad de vida.
No esperes más, ¡experimenta hoy los beneficios de la hidroterapia!


Acerca de Maria Laura Cóceres 33 Articles
Soy comunicadora social. Tengo 25 años. Santafesina. Curiosa por naturaleza, disfruto escribiendo y compartiendo temas de interés general.
Contacto: Sitio web

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*