Reflexología holística, bienestar y salud en las plantas de los pies

La reflexología holística es una técnica que en base a tratar la planta de los pies, ofrece bienestar corporal, mental y espiritual. El fundamento de esta disciplina alternativa es que al producirse situaciones que son persistentes o intensas, quedan huellas claras e inconfundibles en las plantas de los pies.

Así, al analizar las plantas de los pies es posible ayudar al individuo a aliviar diferentes dolencias, a partir de la interpretación de los signos que aparecen en el pie, y luego, mediante un masaje que además de ser placentero, logra armonizar las energías.

 

Reflexología holística, bienestar y salud en las plantas de los pies

La técnica de la reflexología holística entonces, comprende masajes específicos en las plantas de los pies, que permite reducir los niveles de stress, fortalecer el sistema inmunológico y endócrino, también el aparato respiratorio. Facilita depurar y drenar, relajar la columna vertebral, trabajar las emociones profundas y los miedos, entre otros.

A modo informativo, cabe saber que la estructura ósea del pie se completa entre los 18 y los 25 años, cuando se completa la madurez física. Pero si bien el pie está completo cuando el ser humano termina de crecer, el pie y los dedos continúan cambiando a lo largo de la vida, en consonancia con el desarrollo interno de la persona.

Al mismo tiempo, cada uno de los dedos refleja emoción o energía. La forma y posición del dedo habla de las relaciones de la persona  con sus chakras o centros energéticos. De esta manera, comenzando por el pulgar, en el pie izquierdo hay correspondencia con las siguientes energías: tristeza, emociones y creatividad, amor, optimismo, confianza y sexo. En el caso del pie derecho, desde el pulgar, la correspondencia son las siguientes: alegría, deseo, agresividad y decisión, apego, miedo e inseguridad.

 

En cuanto a las interpretaciones:

  • Dedo en bloque: expresa la energía de forma abrupta, se trata de una persona poco flexible, de carácter dominante.
  • Dedo con abultamiento: una pequeña protuberancia bajo el dedo, es porque hay aspectos que no se aprecian a primera vista, y prevalece una gran cantidad de energía oculta.
  • Dedo con callo o juanete: los juanetes indican siempre que se está ocultando alguna emoción. Cuando la persona hace algo que no consideran correcto, es muy probable que salga un juanete en el dedo relacionado con la expresión de ese sentimiento.
  • Cuello de botella: un dedo con esta forma, señala que la energía se estanca temporalmente y, como en un embotellamiento de tráfico, no hay posibilidad de aumentar su velocidad de salida.
  • Dedos anchos y grandes: suelen aparecer en  personas muy dotadas para la argumentación dialéctica, que hablan largo y tendido.
  • Dedo ladeado: la persona  demuestra cosas diferentes a las que siente
  • Dedos doblados: los dedos que se doblan ajustándose a la línea del pulgar y el meñique indican cierta capacidad para la manipulación.
  • Dedo en tensión: cuando se produce tensión en un dedo cualquiera, estamos ante un cambio en marcha. Con frecuencia, éste presenta un color distinto a los demás producido por el aumento de energía y actividad.
  • Dedo con la punta cuadrada: una personalidad fuerte e intransigente, que sabe defenderse cuando la atacan. Así soy yo, y no quiero cambiar.
  • Marcas abultadas y horizontales en la uña: oleadas en el terreno de las emociones. La energía conectada con un dedo que tiene ese tipo de uña causa inestabilidad emocional.
  • Dedo en forma de espátula: facilita la expresión de una gran cantidad de energía que se manifiesta con fuerza y, por lo general, de modo imprevisto.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*