Depilación con hilo, técnica ancestral pero efectiva

Depilación con hilo, técnica ancestral pero efectiva

Depilación con hilo, técnica ancestral pero efectiva

Depilación con hilo, técnica ancestral pero efectiva. Consejos de belleza.

 

Muchos de los tratamientos de belleza que se nos ofrecen en los centros especializados occidentales, provienen de milenarias costumbres orientales, descubrir las sabidurías ancestrales es sumergirse en un mundo de maravillas que encantan con su sencillez y buenos resultados. La depilación con hilo es todo eso: una técnica sencilla, sumamente económica (se requiere un trozo de hilo de algodón como el que usamos para coser), con excelentes resultados. Se aplica particularmente en el rostro (bozo, barbilla y cejas), y deja a quienes han probado la técnica fascinadas.

Esta técnica es muy popular en la India, permite retirar el vello de zonas sensibles con mínimo daño y con resultados espectaculares. El sistema es muy simple, es menos doloroso que la cera e igual de efectivo, aunque claramente mucho menos agresivo para nuestra piel. El truco: adquirir la habilidad, lo que se logra con práctica.

Como se dijo, se suele aplicar la depilación con hilo en cejas, puesto que es ideal para esta zona, pero si se toma el tiempo de aprender la técnica, se puede utilizar en cualquier parte del cuerpo. Es cuestión de ponerse a practicar, puesto que si no sale bien, lo único que sucede es que el vello no sale, sin provocar daños ni irritaciones. También ya hay centros de estética que la ofrecen.

El secreto de la depilación con hilo radica totalmente en la habilidad de la persona que la realiza. Se debe sostener un hilo fino de algodón entre los dientes y enroscarlo entre los dedos de ambas manos, luego se procede a pasarlo por la parte que queremos depilar, de manera que el hilo enroscado al girar arranque el vello, incluso el más fino que la cera no puede tomar.

No hay ninguna contraindicación de aplicar la técnica del hilo en cualquier parte del cuerpo que se depila con cera: cavado, piernas, axilas. Una vez aprendido el método, es rápido, de lo más económico, indoloro y sin contraindicaciones. Es ideal para las vacaciones: llevas un hilo de coser por si necesitas remendar alguna prenda, y de paso retocas tu depilación.

Otra enorme ventaja es que al no haber calor ni químicos, las pieles sensibles o con alergias no sufren. Tampoco los músculos y tejidos dérmicos padecen los resultados a largo plazo los daños de los tirones de la cera, como la pérdida de tonicidad y elasticidad.

Y si la preocupación es el medio ambiente, esta técnica no utiliza químicos ni electricidad, ni genera carbono a la atmósfera: solo requiere un poco de hilo de algodón.

Puede llegar a causar algo de dolor en vellos gruesos y demasiado largos. Conviene recortar un poco la zona a tratar antes de aplicar la técnica. En rostros con acné severo no conviene tampoco aplicar la técnica, pues produciría irritación. Pero en general, no hay contraindicaciones y aseguran quienes la probaron, que es bastante indolora. Claro, los mejores resultados se consiguen con la pericia, es decir, practicando y practicando. En el caso de las cejas, se debe prestar atención al esquema de modelado de la ceja, delinearlas para saber qué vello quitar y no sacar de más, y finalmente, retirar el vello indeseado con el hilo. En Internet, existen múltiples tutoriales que enseñan a depilar con hilo, es cuestión de practicar hasta que salga.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*