Desmitificando algunas creencias sobre cuidados de la piel

A la hora del cuidado de la piel, las mujeres solemos aprender unas de otras: las primeras en darnos recomendaciones son nuestras madres, abuelas o hermanas mayores, luego intercambiamos consejos con nuestras amigas y compañeras de tareas. Lo cierto es que así persisten algunas creencias consideradas verdades absolutas, que en realidad no son tales. Veamos cuáles son, los falsos mitos sobre el cuidado de la piel.

 

Desmitificando algunas creencias sobre cuidados de la piel

Muchas mujeres creen que sólo deben limpiar su piel al ir a dormir si llevan maquillaje. Lo cierto es que todos los días, al finalizar la jornada, las mujeres deben limpiar su cutis, tal como lavan sus dientes. Aunque no haya maquillaje, el rostro acumula impurezas y suciedad del ambiente que se pegan a la piel y puede obstruir sus poros.

Muchas personas piensan que los productos naturales son completamente inocuos y que no pueden producir alergias. Esto es, claramente, falso. Por más que se trate de hierbas naturales, tienen principios activos que son precisamente los que las hacen útiles para varias cosas, como ser astringentes, bactericidas o desinflamatorias.

Lo cual hace que determinadas personas, sensibles a ciertas sustancias, puedan presentar reacciones alérgicas ante determinados productos naturales. Siempre hay que tener precauciones con ellos.

Se cree que la vaselina es un buen método para sanar la piel después de un tatuaje, pero lo cierto es que este producto está hecho a base de petróleo, lo que significa que podría decolorar la tinta. Lo mejor entonces, es utilizar cremas emolientes si se nota tirante la piel luego de un tatuaje.

Para alegría de muchos, comer chocolate nada tiene que ver con el acné. Eso significa que no es cierto que comer unos trocitos automáticamente te provocará un granito. Pero sí existe evidencia científica que indica que una alimentación prolífica en carbohidratos y lácteos grasos, puede incrementar el acné. Una alimentación balanceada y rica en frutas y verduras, ayuda a que el cuerpo se desintoxique y la piel se depure, lo cual ayudará a mejorar el acné, que sin embargo debe ser tratado por un dermatólogo con fármacos específicos.

Muchas personas creen que sudar ayuda a limpiar la piel. La verdad es que es falso. El sudor puede resultar sumamente irritante para la piel. Si se suda demasiado, lo mejor es darse un baño o lavarse la cara para limpiar la piel.

Las abuelas solían aplicar aloe vera sobre las quemaduras. Esto no es mito, es verdadero. Pero lo ideal es utilizar algún gel farmacológico, ya que aplicar directamente la pulpa de las hojas de la planta, podría predisponer a infecciones. Sin embargo, si no hay otra cosa a mano y si la quemadura es leve, es un buen método para ayudar a recomponer la piel.

Se dice que a partir de los 25 años es conveniente comenzar con los cuidados antiage, y esto es cierto. Pero no es conveniente aplicar cremas para pieles maduras, que tienen mayor concentración de principios activos que para una piel aún joven, pueden resultar demasiado.

Mejor es utilizar buenas cremas hidratantes y una de contorno de ojos antifatiga. Pero el principal cuidado antiedad es utilizar filtro solar a diario, todos los días del año, y beber agua en cantidad necesaria – no menos de dos litros diarios.

Mitos y realidades, el médico dermatólogo es el profesional indicado para guiarte. Conviene realizar una visita cada tanto, para controlar tus lunares y para recibir consejos certeros de cuidados de la piel.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*