Frescos por dentro y frescos por fuera, para lidiar con las altas temperaturas

consejos golpe de calor

¿Cuántos de ustedes aman el calor? Disfrutar de sol en el rostro, de recargarse con otras energías y aprovechar el día a pleno dando paseos, haciendo jardín, jugando con los niños o las mascotas; comiendo al aire libre y practicando deportes. Pero cuando el calor es excesivo, y otras condiciones como la baja presión y a veces elevada humedad se presentan, la situación ya no es agradable sino agobiante, incluso hasta peligrosa para algunas personas, más aun niños y ancianos, por ello vamos a dejarles unos consejitos simples y prácticos para palear o evitar el estrés por calor manteniéndose frescos por dentro y por fuera.

Una buena hidratación es prioridad fundamental: el agua del cuerpo no solo transporta nutrientes o elimina desechos celulares, sino que también es termorreguladora por excelencia. Bebiendo agua fresca continuamente se disipa el calor, y se recupera el líquido perdido por la transpiración de la piel además de controlar el sobrecalentamiento. Llegados casos extremos, es fundamental para asegurar un correcto funcionamiento de las funciones vitales.

Conservar el equilibrio de las sales: de la mano del punto anterior, se deviene este. El agua que compone nuestro cuerpo es salada. El sodio, sal orgánica, es vital para mantener una correcta función de los nervios, músculos, y toda actividad básica porque está involucrada en la segregación de neurotransmisores. Por esto para sobrellevar las altas temperaturas es vital consumir alimentos con cantidad moderada de sal o bebidas rehidratantes, más aun si realizamos actividades físicas o si se trata de un adulto mayor o un niño.

Ropas claras y cómodas: si estamos poniendo en práctica los dos primeros concejos, complementarlo con este asegura el éxito total. En este caso la idea es evitar absorber la luz solar y elevar más aun la temperatura. Para hacer caso a este principio físico, recomendamos usar en lo posible vestimenta de colores claros para reflejar la radiación y no asimilarla (cosa que ocurre con los tonos oscuros), y en lo posible que sean géneros livianos y cómodos para permitir la disipación del calor y evitar transpirar.

Como habrán notado estos son datos simples y conocidos, pero con buenos fundamentos se les presta más atención y se los lleva a cabo. Siguiendo estas premisas ante las altas temperaturas, la frescura está asegurada así como el disfrute del calor.

Acerca de Analia Cabrera 46 Articles
Redactora en Red Estrategia. Santacruceña de cuna y alma, santafesina por adopción.
Contacto: Sitio web

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*